¡Un nuevo capítulo todos los martes y viernes!

lunes, 30 de julio de 2012

12 - Remordimientos de una paciente


Habían pasado tres días... e Izzie aún seguia viva, haciendo que el doctor Sloan repensara la predicción de su muerte. Había tomado muestras de sangre y las envió a examinar.

Sloan la hacía sentir incómoda, no la trataba como lo hacia Alex. Alex había sido mejor en todo... ella veía como él trabajaba duro para conseguir una cura.... e incluso la sacó del hospital una noche.

El doctor Sloan entró en la habitación haciendo que todos esos pensamientos de Izzie se desvanecieran.

- He llamado a tu familia y los he citado aquí hoy para hablar sobre un posible tratamiento para tu virus. - el doctor se sentó a los pies de la cama de Izzie mientras su madre y su abuelo estaban a su lado.

- ¿Qué tratamiento? - preguntó la Sra. Stevens tranquilamente.

- Puede ser un poco radical... pero no veo ningún daño en intentarlo. - Sloan se encogió - De todas formas
va a morir, así que el riesgo vale aceptarlo, creo. -

- ¿Qué traramiento? - dijo Izzie repitiendo la pregunta de su madre.

- Una completa transfusión de sangre. - dijo sin rodeos - Pero con tu cuerpo en tan frágil estado, probablemente morirías. Pero si funciona hay una oportunidad de que el virus sea eliminado de tu sistema. -

- ¿Y mejoraré? -

- Si. -


El abuelo de Izzie frunció - ¿Por qué el otro doctor no sugirió esto? -

- Probablemente no se le ocurrió. Pero no puedo estar al cien por ciento seguro de que esto va a funcionar.
Y durante el procedimiento no podremos darte sedantes o anestesia porque el virus lo rechaza, así que el dolor lo tendrías que soportar... -

- ¿Cuáles son las probabilidades de que ella lo soporte? - preguntó la madre, mientras el padre colocaba gentilmente su mano sobre su hombro.

- Alrededor de... quince por ciento de éxito y completa recuperación. - hizo un pausa para ver las caras de los madres y la paciente y continuó - Pero es mejor que un cero por ciento de probabilidades de sobrevivir, Isobel. -

Izzie no respondió. Simplemente se giró y cerró sus ojos estirandose en su cama. Terminand, así, la discusión. Estaba cansada de vivir.

~~~

Derek miró a Alex al otro lado de la mesa de la cafetería.

- No puedo creer que le dijeras eso después de lo que te dije. -

- No quiero que se apegue a mi. - gruñó Alex.

- Tampoco quiero que se apegue a un tonto como tú. - espetó Derek - Pero si va a morir entonces al menos hazla feliz. -

- ¿Y qué hay de mi? - respondió él - De esta forma su dolor sólo durará un tiempo porque pronto va a morir. Pero si me apeguo a ella, mi dolor durará toda la vida. -

- Cobarde... -

- No molestes... - se levantó para ir a por otro vaso de café.

Frunció minetras colocaba su vaso bajo el dispensador de café y presionaba el botón cuando Mark Sloan apareció.

- Apenas me diste a Isobel a tiempo. - Sloan sonrió antes de ponerse serio de golpe - Encontré un tratamiento para ella... qué pena que le hayas lavado el cerebro para pensar que la muerte es la única cura. -

- ¿Qué tratamiento? - preguntó Alex, tratando de no sonar muy interesado.

- Una completa transfusión de sangre. -

- ¿Piensas que funcionará? ¿Has visto sus resultados del laboratorio? El virus no sólo está en la sangra, ha invadido las células de sus órganos y músculos, es por eso que no puede caminar. Tonto. Seguro que te desharás del virus de su sangre pero aún habrá virus en sus tejidos. Se multiplicarán otra vez y regresarás al principio. Y eso sólo sería si ella sobrevive a la transfusión, lo cual seriamente dudaría. Viviría más sin que tú la mediques. -

- Bueno, al menos tengo cara para tratar a un paciente moribundo. No como tu que le das un vistazo y vas corriendo a esconderte dentrás de tu madre. -

- ¡No hables de mi madre! - la mano de Alex dejó caer el vaso de un golpe.

En una mesa cercana, Lexie Grey y Cristina Yang miraban preocupadas a los doctores. Dere no estaba preocupado. Estaba feliz de sentarse y dejarlos pelear.

- Si - sonrió Sloan - Y no creo que encajes para ser doctor aquí. La única razón por la que pasaste fue por el jefe. Apuesto que él hizo todos los exámenes por ti. -

Alex ladeó su cabeza levemente antes de alcanzar un pastel de limón y lo estelló en el rostro de Sloan. Un silencio rodeó la cafetería.

Mark limipó tranquilamente el pastel de su cara para ver a Alex igual de calmado. Permanecieron así por un momento antes de que Mark lanzara su puño chocándolo contra la mandibula de Alex, haciendo que su cabeza se echara hacia atrás. Y la pelea comenzó.


- ¡Mark! ¡Basta! ¡Alex! - Lexie corrió cuando los dos doctores cayeron al suelo. Alex encima golpeando repetidamente la cara de Mark.

Ella no era lo suficientemente fuerte, incluso con Cristina, para separarlos y miró a Derek, que estaba sentado en su silla sin intención de interferir.

- ¡Derek! ¡Haz algo! -

- Oh… - Derek aclaró su garganta antes de gritar en un vago tono - ¡¿Inuyasha…?! -

Cristina tuvo una mejor idea. Forzosamente medio separó Alex de Mark para así quedar entre ellos.

- Continúen peleando y entonces saldré lastimada y tendré que demandaros. -

De una vez los doctores detuvieron sus forcejeos y se miraron mutuamente. Alex dio una último golpe a la cabeza de Mark contra el suelo y comenzó a levantarse, pero no antes de que él golpeara su mentón con su pie, comenzando de nuevo la pelea.

- ¡Los jefes estan por estos corredores! - espetó Lexie - ¿Voy a por ellos? -

- ¡No! - gritaron los dos y se separaron bruscamente, jadeando por aire. Para entonces Mark tenía un ojo negro y un labio roto. Alex tenía la mandibula lastimada y unos cortes en sus puños.

- Dios... - Lexie los levantó con una reprochante mirada -Sloan regresa a tu piso, Alex tu próximo paciente llega para su examen de próstata en cinco minutos ¡Venga! -

~~~

- Pensé que conocía a Alex... - izzie suspiró y dejó que Meredith guiara su silla de ruedas - Pero entonces me dijo todas esas cosas... no puedo creer que hiciera eso... -

- Estaba asustado - dijo Meredith suavemente - Créeme... no las dijo en serio. -

La enfermera Meredith e Izzie se habían hecho buenas amigas después de que ella se enterara de que iba a morir. Así que muchas veces iba a por ella para darle una vuelta por el hospital.

- No estuviste ahí. Fue tan brusco y... y ahora estoy con Sloan... y voy a morir miserablemente... y saber que voy a morir miserablemente me hace aún más miserable... -

- ¿Aún quieres morir? -

- Nunca quise morir... - Izzie se frotó los ojos, contrarrestando las lágrimas antes de que se cayeran - Sólo pensé que si tenía que morir... al menos tendría a alguien como Alex... -

- Lo siento... - Meredith tocó su hombro.

- No es culpa tuya. - dijo Izzie rápidamente - Tengo que irme, se supone que Sloan va a pasar por mi
habitación a darme mi medecina. -

Ella soltó su silla del agarre de Meredith y siguió su propio camino. Meredith la observó por un momento antes de suspirar y voltear para ir a la cafetería y encontrar a Derek.

Izzie estaba tan profundida en sus pensamientos que casi no vé a Alex. Casi. Se detuvo rápidamente y retrocedió un poco para mirar por el corredor que había pasado. Sintió una punzada de celos al verlo con una de las enfermeras. Sus rostros rozaban por alguna razón…

Izzie observó un poco más para ver a dónde iban. De repente lexie detuvo a Alex a medio camino y lo alcanzó para besarlo.

El corazón de Izzie se detuvo con un grito ahogado mientras observaba. Alex no se separó…  Terminó rápidamente y Lezie se apartó.

No pudo soportarlo más y se alejó pero su estaba teniendo problemas para moverse...

Un dolor horrible se extendió por su pecho al lado izquierdo y pudo sentir a su corazón latiendo dolorosamente duro e irregularmente fuerte. Ella colocó su mano sobre su pecho, apretando sus dedos contra sus costillas mientras jadeaba por aire que parecía escapársele.

¿Estaba teniendo un infarto…?

La silla de ruedas parecía que se estrechaze, no podía moverse, no podía respirar. Ella se levantó, tambaleó unos pasos antes de que sus piernas se doblaran y cayera al suelo. Su corazón aún estaba latiendo tan rápido que pensó que explotaría…

Izzie desesperadamente luchaba para encontrar algo que la ayudase, algo a qué aferrarse… cualquier cosa. Pero estaba sola en medio de un corredor desierto. ¿Alex seguía en el corredor? Tal vez se había ido…
Levantó la mirada y vio el cuadro que colgaba en la pared opuesta. Lo había visto tantas veces al pasar por allí... pero nunca se había parado a observarlo.

La oscuridad pareció envolver todo su cuerpo y el dolor se desvaneció de una vez cuando la oscuridad alcanzó su cabeza… y se entregó sin pelear. Estaba cansada… quería descansar.

Sloan rodeó la esquina del corredor colocando con algunos cubitos de hielo en sus labios. Al momento que vió a Izzie maldijo en voz alta:

- Mierda... - corrió a su lado revisando su pulso.

Mark alcanzó su beeper para reunir las enfermeras y paramédicos disponibles. Tal vez había una probabilidad de que pudiera revivirla.

4 comentarios:

  1. Oh me ha encantado la sinopsis de la novela, adémas estoy estudiando medicina asi que me encanta más. Este fin de semana que tengo libre leo todos los caps
    Gracias por comentar en mi blog, ya te sigo(:

    ResponderEliminar
  2. Porfa, sigue estoy enganchadísima. Eres rebuena, haciendo este libro.

    ResponderEliminar

Cada uno de vuestros comentarios me saca una sonrisa :)