¡Un nuevo capítulo todos los martes y viernes!

lunes, 2 de julio de 2012

5 - ¿Posible cura?

- ¡Fei! – gritó el doctor Karev.

- Si has venido a quejarte sobre la falta de bolígrafos en recepción, ¡ya lo sé! – respondió ella rápidamente.

- No es eso. – dijo mientras colocaba una placa de vidrio sobre la mesa. - ¡He encontrado la cura!

- ¿Para qué? ¿Un resfriado? – dijo bromeando mientras miraba la placa con las gafas bajadas.



- No, seguro que has oído a hablar sobre la chica que ingresó hace unos días, la que entraba y salía de los 
comas. – contestó Alex impaciente.

La doctora Fei suspiró y, vagamente, cogió el microscopio, colocó la placa y observó tranquilamente. La cura se había desintegrado alrededor del virus, y este, estaba libre para destruir todo lo que encontrase a su paso.

- Sólo has encontrado un tratamiento, no una cura. – dijo la doctora Fei golpeando suavemente la mesa. – 
Pero, de todas maneras, buen trabajo. Eso la ayudará a no entrar en comas cada cinco minutos. –

- Pero… de todas formas morirá… - dijo Alex desapasionado.

- Sí, pero, al menos estará despierta en sus últimos días de vida. Sin dolor. Aún que, se la tendrá que tomar cada veinte y cuatro horas. – añadió ella.

- Supongo… - suspiró Karev.

- Pues, ve a comentarle la buena noticia. Dile que esto suavizará todo esto de su muerte. – continuó la doctora.

- Mmmh… - suspiró otra vez.

- ¡Karev! – gritó ella de repente. – ¡Esta chica tiene menos de un mes para vivir! ¡Tiene que saberlo o no podrá aprovechar lo que le queda! –

El doctor asintió con la cabeza y reculó hacía atrás, dirigiéndose a la cafetería.

~~~

Después de vagar por todo el hospital pensativo, decidió ir a la 1804.

- Isobel, me gustaría hablar contigo. – dijo aquel doctor. 

- Dime. – le respondió ella.

- Tenemos un problema… con el virus… - dijo pausadamente. – El virus está atacando tu cuerpo. – continuó.

- Ui, eso no es bueno. – dijo ella.

- No, no lo es. Porque al paso que se esta desarrollando, morirás en menos de un mes. – dijo sin ganas.

Ella lo miró. El silencio total se volvía casi insoportable. Lentamente su mirada fue cayendo al suelo.

- Afortunadamente hay una droga que te puede tratar, es experimental, pero si te tomas una dosis diaria no entrarás más en comas. – continuó el doctor. – También tendrás que familiarizarte… Sé que esto es un shock, pero no te queda mucho. Así que tendrás que aprovechar tu tiempo al máximo… –

- ¡Basta! – interrumpió ella. - ¿Me estoy muriendo? – preguntó mientras se sentaba en la cama.

- Sí… - contestó él lentamente.

- Si quieres, puedo llamar a tu familia para… -

- No. – dijo rápidamente. – Creo que… necesito tiempo… para pensar en esto… - añadió Izzie.

Seguidamente el doctor se levantó y salió de la habitación. Se encontró con la madre de Izzie y se pusieron a hablar sobre el tema.

- ¡Jodete! ¡Tú y tu estúpido equipo! – gritó ella mientras empujaba el monitor. - ¡Con todo lo que vale ya podría estar muerta! –

Millones de euros se fueron con ese monitor. Alex y algunas enfermeras vinieron corriendo.

- ¡Isobel! Deberías sentarte y… - intentó calmarla el doctor.

- Y hablar, ¿no? – gritó ella chutando la cama. – Eso es todo lo que haces tú, ¿no? ¡Hablar! ¡No haces nada para ayudarme! ¡Tendrías que estar mirando de encontrar una cura! Pero, no, solo sabes decirme que me tranquilice! – añadió.

Rápidamente la sujetó cuando iba a tirar otra máquina al suelo.

- ¡Basta! Tienes que calmarte. – dijo.

- ¡No! – grito mientras hacía fuerza para que la dejase. – La que se está muriendo soy yo, ¡no tú! ¡Déjame! – chillaba aún más.

De pronto apareció una enfermera que tenía una jeringa en la mano. Avanzó hacía la chica. Y se la inyectó mientras el doctor la sujetaba con todas sus fuerzas y otras enfermeras la ligaban de manos y pies. Rápidamente empezó a caer, murmurando insultos, ya que el sedante hacía afecto. Los ojos se cerraban y la cabeza giró rodando.

Todo el mundo suspiró de alivio. El doctor Karev le revisó el pulso y suspiró de nuevo, pero esta vez no por alivio.

- Acaba de entrar en coma… -

1 comentario:

Cada uno de vuestros comentarios me saca una sonrisa :)