¡Un nuevo capítulo todos los martes y viernes!

jueves, 12 de julio de 2012

9 - Cita inesperada en el Ocean City


Lentamente, Izzie resporó antes de levantar un globo hacia su boca y rápidamente inhaló el helio. Pausó un momento, conteniendo la respiración mientras sentía algo divertido pasarle por su garganta. Después de un instante sonrió y chirrió:

- ¿Alguien se sabe las canciones de las ardillas? Porque este sería el momento perfecto para cantar una. -

Izzie se encontraba en el salón de los niños, y la mayoría de los niños del pabellón la estaban escuchando con extasiada atención.

- ¡Yo quiero probar! - dijo una niña de unos ocho años.

Entonces, Izzie le acercó el globo, se lo puso en sus labios y la dejó inhalar el helio. Seguidamente, la niña
cantaba:

- I wanna stay up all night. And jump around until we see the sun... -

 Luego, inesperadamente, otras dos niñas se pusieron a cantar la canción.

- I wanna stay up all night. And find a girl and tell her she's the one... -

 Otros niños se unieron al coro:

- Hold on to the feeling. And don't let it go. Cause we got the flow now. Get out of control. I wanna stay up all night...

Finalmente, Izzie se unió al grupo, aún con la voz de ardilla:

- And do it all with you! -

~~~

En uno de los pasillos de ese imenso hospital andaba el doctor Karev, que se detubo de repente cuando un extraño sonido alcanzó sus orejas. Frunció levemente... Siguió el sonido, hasta que llegó al pabellón de los niños y abrió la puerta.

En la sala estaba sentada Izzie y varios niños pequeños cantando a coro 'Up all night' del famoso grupo One
Direction en voces muy extrañas. Él miró en aturdido silencio antes de aclarar su garganta.

- ¡Isobel Katherine Stevens! -

- Pensé que no habia nada de malo en hacer pasar a los niños un buen rato. - excusó ella intentando no hacer voz de ardilla, ya que aún seguia bajo los efectos del helio.

- ¡Vamos, tenemos que regresar a tu habitación! - dijo el doctor.

- ¡Pero nos estamos divirtiendo! Y estoy cuidando a... ¿Cómo te llamas? -

- Kevin Walker - dijo el niño.

- A Kevin, su madre me lo dejó para que cuidara de él hasta que saliera del trabajo. - continuó ella.

- Entonces llamaré a su padre para que le venga a buscar. - respondió Alex.

- No puedes, su padre abusa de él... - se le escapó a Izzie.

- ¿Qué...? -

- Lo noté antes, cuando estaba hablando con su madre, estoy segura de que su padre abusa de él y por eso le dije a su madre que podía quedarme con él. ¡Decidió no hablar en casa porque está asustado! Porque su padre debe amenazarlo. - la chica hizo una breve pausa y siguió - Por favor, no lo envíes de nuevo a casa sin decirle a su madre lo que está pasando. -

- De acuerdo. Le diré a la enfermera que esté de guardia que hable con la Sra. Walker cuando llegue.

Ahora regresarás a tu habitación y esperarás ahí para que te dé tu dosis! - frunció el doctor.

Izzie volteó sus ojos y giró para irse por el corredor cuándo el doctor le dijo:

- ¡Tu habitación está por allí! - y señaló el corredor tras él.

- Lo sabía... sólo estaba estirando mis piernas. - dijo girandose lentamente y frunciendo más su frente.

~~~

En el pasillo, el doctor Karev se encontró con una de sus enfermeras.

- ¡Oye, llegas tarde! - le medio gritó él.

- Perdona, lo siento mucho... - se disculpaba ella.

- ¿Sigues queriendo participar el la operación del señor Tompson? - le preguntó.

- Sí, claro que sí. - le respondió la enfermera con una sonrisa en la cara.

Entonces el doctor le acercó unos papeles y le dió un bolígrafo.

- Tienes que firmar aquí, aquí, aquí, aquí, ahí no, aquí y.. ya está. Enfermera Grey, bienvenida al caso. - Y se fue.

Esa Grey no era Lexie, sino su hermana mayor, Meredith.

~~~

Una vez el doctor Karev le inyectó la dosis a Izzie, esta le dijo:

- Ahora ya puedes volver con Lexie... -

- Bien. Si estás quejándote tanto de aburrimiento, sal. - le respondió inesperadamente.

- Ya, pero no tengo permiso para salir del hospital... - le dijo ella.

- ¿Bueno, pues por qué no vamos al Ocean City a por algo de diversión? - sonrió él levemente.

- ¿Vamos? - dijo Izzie abriendo ligeramente los ojos.

- Dios sabe que necesito un descanso en algún momento, tengo tres días que puedo usar este mes, así que podemos salir esta noche si quieres. - respondió exhausto. - Más vale que empiezes a acostumbrarte al
hospital, porque estaremos juntos por algún tiempo. - él le guiñó el ojo y salió de la habitación.

~~~

Esa misma noche. En el restaurante Ocean City.

- ¿Qué vas a pedir? - le preguntó Izzie al doctor mazico.

- Sólo ensalada. -

- Muy barato... ¡yo langosta! - dijo con cara entusiasta.

- Oye, que pago yo, ¿recuerdas...? - le respondió él, pesimista.

- Si quieres puedo pagar. - ofereció la chica con una sonrisa.

- Sí, pero eso te hará un caballero y a mi una dama parásito. - dijo haciendo una mueca.

Izzie le tiró una servilleta - Tonto, está bien, sólo comeré un sándwich de pollo. - terminó diciendo.

Izzie se quedó mirando a una pareja romántica que estaba por los veinte y simplemente se abrazaban para calentarse del frío. Alex se fijó y se volteó para ver que estaba observando la chica.

- ¿Qué pasa? - le dijo.

- Nada. - respondió ella.

- Basura.. -

- Solo estaba pensando en que... joder, como puede estar pasandome esto a mi... - entonces unas lagrimas cayeron de los ojos de Izzie. - Sólo esperaba que llegara el hombre perfecto. Estaba ¡GUARDÁNDOME! ¿Y para qué? ¡Para morir sola! - hizó una pausa y después continuó - ¡Todas mis amigas me decian que debía tener un novio que la vida era muy corta para esperar y trabajar! ¡Que tenía que divertirme porque mañana podría ser atropellada por un bus! Y yo decía que eso no pasaría si miraba en ambos sentidos, quería ser cuidadosa. Me arrepentiría después. Pero ahora no he hecho absolutamente nada para arrepentirme… y me arrepiento de la mayoría de eso… -

- No deberías avergonzarte de esperar... - intentó animarle él.

- Voy a tener una maravillosa lápida, ¿verdad? Isovel Katherine Stevens... mil novecientos noventa y cuatro a dos mil doce... no logró ninguno de sus propositos y metas... murió siendo virgen... -

- Izzie... levanta tu cabeza. - suspiró compasivo.

- No.. -

- Mírame... -

- No ... -

- Pero tu comida está aquí- le dijo él.

- Pero no hemos pedido nada aú...-

Ella se detuvo cuando sintió la mano de Alex deslizarse por su mejilla acercandose a ella. Cuando sintió halzar su cabeza para un suave y cálido beso.
No duró mucho, y pronto él se separo, pero no muy lejos, y no dejó caer su mano. Sonrió levemente al ver que Izzie ya no lloraba.





- ¿Qué fue eso? - susurró ella.

- ¿Has sido besada antes? - preguntó.

- Sí.. -

- ¿Cuándo? - dijó él frunciendo la frente.

- Justo ahora... -

- Bueno... ahí está tu primer beso... - el rozó el pulgar sobre su mejilla, secando el rastro de una lágrima.

- ¿Puedo tener el segundo? - preguntó ella vacilante.

La sonrisa desapareció del rostro de Alex, y por un momento pensó que él iba a rehusarse. Realmente no supo qué lo hizo besarla en primer lugar… supuso que era algo para hacer que dejara de llorar… ¿y ahora?

Él se inclinó y se sintió satisfecho de verla cerrar sus ojos, antes de cerrar los suyos y darle un prolongado beso que duró mucho más que el anterior.

2 comentarios:

Cada uno de vuestros comentarios me saca una sonrisa :)