¡Un nuevo capítulo todos los martes y viernes!

viernes, 31 de agosto de 2012

16 - Impotencia


Alex le destelló una pequeña pluma de luz en los ojos de Kevin antes de retroceder.

- ¿Cómo te sientes? -

- Mejor. - Kevin continuó balanceando sus piernas sobre el borde de la mesa.

- Sí, bueno, te curas rápido. - dijo Alex aburrido - Supongo que es porque aún eres un mocoso. -

- ¿Qué es lo que pasa con tu cara? - preguntó de repente.

- ¡Nada! - gritó él defensivamente.

- ¡Hoy estás todo decaído y miserable! - gritó Kevin - ¡Sigue así más tiempo y entristecerás a todos en el hospital! ¡Ya estás contándomelo! -

- No entenderías. Sólo eres un niño. - Alex volteó y comenzó a retirar algunos de los instrumentos que habían sido dejados en la sala de revisión por los anteriores doctores y enfermeras. No tenía que hacerlo… sólo quería ocupar sus manos.

 - Prueba. - dijo alegremente - Puedo ser joven pero entiendo mucho más que tú. -

Alex lo miró - No hay manera de que vaya a decirte algo con esa actitud. -

- ¡Oh por favor! - suplicó Kevin - ¡No se le diré a nadie! ¡Será un secreto! ¡Lo juro! -

- ¿Lo prometes? -

- Lo juro por la tumba de mi padre adoptivo. -

- Pero… él no está muerto. - Alex frunció.

Kevin sonrió malvadamente - No todavía. De cualquier forma… lo juro con la mano en mi corazón y una aguja en mi ojo. -

Alex lo miró sospechosamente antes de inclinarse e invitarlo más cerca. - ¿Realmente quieres saber lo que está perturbándome? -

- ¡Sí! -

- Bueno… es porque… - suspiró dramáticamente. - Derek robó mi pluma púrpura… y ahora la perdió… y no tengo forma de recuperarla. -

Kevin lo miró un momento antes de saltar de la mesa y salir de la sala. - Si me quieres estaré en el pabellón de los niños. -

Alex sonrió triunfante antes de también salir para ir a revisar otros pacientes.

~~~

Ella estaba dormida otra vez, igual que la última vez.

Lexie cambió las luces a una luz tenue para que no despertaran a la joven. Ella avanzó hacia la cama tranquilamente y bajó la botella y la jeringa esterilizada a los pies de las cobijas y cautelosamente revisó sobre su hombro.

Nadie iba a revisarla en otros cinco minutos, así que tenía suficiente tiempo para hacer el trabajo.
Con tranquila y práctica facilidad removió la jeringa del envoltorio estéril y metió la aguja en el corcho de la botella del sedante. Ella miró a Izzie insegura, sólo para asegurarse de que la joven aún estaba dormida mientras llenaba la jeringa con el líquido.
Esta vez iba a aplicar la dosis máxima… tal vez un poco más… tenía que asegurarse que no fallara como la última vez.

Antes de suministrar la dosis ella se inclinó sobre el brazo de Izzie para revisar que la aguja intravenosa estuviera correctamente insertada y que el goteo estuviera desconectado antes de continuar. Estaba por retirarse cuando una débil mano agarró su muñeca, haciéndola saltar.

- Lexie… ¿Qué estás haciendo? - Izzie le parpadeó adormilada a la enfermera.

Lexie sonrió gentilmente y retiró sus dedos forzadamente de su muñeca. - Sólo vuelve a dormir, Izzie. Todo terminará pronto, lo prometo. -

- Eso es lo que ellos dicen. - bostezó pero rápidamente regresó a dormir sin mucha protesta. Lexie esperó unos momentos antes de revisar sus ojos para asegurarse de que realmente estuviera dormida esta vez.

Ella movió la jeringa y la insertó en el recibidor intravenoso y se preparó para presionar el pistón… tuvo que esperar unos momentos para reunir su coraje antes de hacerlo.

La puerta se abrió de repente y Lexie se enderezó cuando la doctora Fei entró con Alex. Ambos miraron a la enfermera sorprendidos, hasta que la mirada de Fei cayó en la aguja en la mano de Lexie.

- ¿Qué estás haciendo? - preguntó ella bruscamente.

Alex se movió directo hacia la cama y primero revisó el pulso de Izzie antes de ubicar la botella al lado de su muslo. La levantó y leyó la etiqueta.

Un intenso golpe de silencio pasó antes de que Alex le diera una mirada a Lexie.

- ¡Fuiste tú! ¡Tú fuiste la que administró los sedantes! -

- ¿Qué? - la doctora Fei avanzó para tomar la botella de su hijo. Ella leyó los contenidos por un confuso momento antes de mirar a Lexie. - ¿Es verdad? -

- Um… no entienden… ¡Ella me pidió hacerlo! - Lexie tartamudeó. - ¡No es lo que parece! -

- Esto no es legal, Lexie. - la doctora Fei la miró atormentada. - Nosotros no cometemos este tipo de cosas en este lugar. ¡Este es un hospital decente! -

- Esperen, no entienden. -

- Ven conmigo. - Fei agarró su brazo rudamente, haciéndola soltar la aguja, que cayó al suelo, mientras la doctora sacaba a Lexie de la habitación.

Justo antes de que fuera sacada por la puerta, miró a Alex. - Lo verás, ¡Estaba intentando hacer lo correcto! -

Alex no podía creer que Lexie hubiera caído tan bajo… estaba un poco escaso de palabras entonces… el shock había paralizado su lengua de algún cortante remarque mientras se iba.

Eventualmente se recuperó y se agachó para recoger la jeringa del suelo. Miró la dosis y maldijo… era una sobredosis por supuesto…
Él se enderezó y cuidadosamente colocó la jeringa en un cajón con llave al lado de la cama. Tomó la llave y la colocó en su bolsillo, no queriendo que nadie tuviera acceso al cajón.

- ¿Izzie? - él movió gentilmente su hombro.

La joven frunció en su sueño antes de reconocer su voz y lentamente abrió sus ojos. Ella sonrió cuando lo
vio.

- Hola… -

Él sonrió débilmente. - ¿Cómo te sientes? -

- Como si pudiera saltar edificios altos. - le dijo ella, una voz levemente ronca.

- Es en serio. ¿Cómo te sientes? - le preguntó él sin humor.

Ella suspiró y rodó su cabeza a un lado. - Nada bien… continúo… teniendo dolores… en mi espalda. Mis manos no dejan de temblar… Tengo frío…. -

- ¿Quieres que aumente la calefacción? -

- Como si hiciera mucha diferencia… - dijo Izzie tristemente. – Alex… realmente duele… -

- Lo sé… - él suspiró, no sabiendo realmente qué más hacer. Sólo agarró su temblorosa mano en silencio y se agachó para que pudiera descansar su brazo en la cama y su mentón en su antebrazo mientras ella miraba la puerta.

Izzie estaba reflexionando tranquilamente sobre las cosas. - Yo… no voy a durar mucho más… ¿Verdad? -
Alex pausó un largo momento antes de responder. - No. - dijo él plana y honestamente.

- ¿Cuánto tiempo? - preguntó ella tranquilamente.

- No lo sé… pero en el pasado, pacientes con tus síntomas no duran mucho más que unas horas… un día máximo… -

Izzie contuvo su urgencia de sollozar en voz alta… era demasiado orgullosa para permitirse llorar en las últimas horas de su vida. Iba a ser fuerte…

- Puedo llamar a tu familia si quieres. - le dijo él de repente. - De todas formas planean visitarte hoy. -

- No… no quiero que me vean así… - Izzie agarró su mano fuertemente mientras sus temores se incrementaban. Alex la miró en respuesta y frunció. Realmente no se veía bien… su rostro estaba pálido y demacrado y sus ojos estaban tristes y más oscuros de lo normal. Su cabello estaba plano y lacio alrededor de su cabeza y su piel lucía pálida.

- Luces hermosa. - ofreció él.

- Cállate, sé que no. - ella clavó sus uñas en su mano con una pequeña risa.

- He visto peores… - él se encogió.

Un largo silencio se extendió antes de que Izzie volteara a mirarlo. - Morir… ¿duele…? -

Él la miró, viendo lo seria que estaba por eso. Suspiró antes de hablar. - Depende… si mueres de un infarto duele… si mueres en tu sueño no duele del todo. -

- ¿Qué hay de mi? ¿Cómo moriré? - ella lo observó.

- Dolorosamente. - dijo él tranquilamente, después de un momento o dos.

- Oh… - ella suspiró. - Bueno… ¿No hay alguna forma de hacerlo menos doloroso? -

- No… - él movió su cabeza. - Supongo que el método menos doloroso sería darte sedantes… luego morirías… pero no podemos dártelos.-

- ¿Por qué no? - preguntó Izzie.

- Porque entonces estaríamos matándote. No podemos hacerlo. Es contra la ley. - le dijo él.

- Pero… si voy a morir de todas formas, ¿Cuál es la diferencia? - señaló ella.

- ¡Una mayor! - él soltó su mano de repente. - Es llamado eutanasia, ¡No voy a matarte sólo para aliviar tu
dolor! -

- Moriré unas horas más temprano… ¿Y qué? - discutió Izzie. - ¡No quiero que mis amigos y familia me vean retorciéndome de dolor o lo que sea sólo porque fuiste demasiado gallina para hacerlo rápido y sin dolor! -

- ¡No soy gallina! - espetó él. - ¡Ellos hacen pruebas! ¡Sabrían que fuiste asesinada deliberadamente! Y de todas formas, ¿Crees que sería fácil para mí matarte? ¡Te amo! -

Izzie se calló. - Lo siento… no quería forzar algo así en ti… -

- Por supuesto que no lo hacías… - Alex suspiró.

- Soportaré el dolor por ti… - le dijo ella cansadamente.

- Cielos, gracias. - él se enderezó mientras se levantaba. - Sólo duerme más, te ves agotada. -

- Siempre me veo así. - respondió ella.

- Lo sé, pero duerme. - le dijo él tocando su mejilla gentilmente.

- ¿Despertaré otra vez? - preguntó ella suavemente.

- Sí… -
Ella cerró sus ojos con una pequeña sonrisa. - Entonces diré mi adiós cuando despierte… -

Él la observó acostada por unos segundos antes de inclinarse y besarla en la mejilla para susurrar algo en su oído. - Te amo… -

- Yo también… - susurró ella con una pequeña sonrisa antes de caer dormida. Estaba tan exhausta que no le tomó mucho detenerla de dormirse así de rápido.

Él permaneció a su lado un poco más antes de dirigirse afuera, con la intención de bajar a recepción y recoger su agenda de pacientes para el resto del día. Pero como antes, sólo consiguió caminar un par de metros antes de hundirse contra la pared, incapaz esta vez de detenerse de deslizar el apoyo hasta que se puso cuclillas en el suelo.

6 comentarios:

  1. Que genial que ya tienes un nuevo capitulo de esta hermosa historia... lo leeré después ahora mismo no tengo tiempo

    ResponderEliminar
  2. me encanta tú historia, sigueme en: http://one-direction-my-direction.blogspot.com

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. hola¡¡¡¡¡
    me gusta muchisimooo tu historia¡¡¡¡¡¡
    te sigo nos seguimos mutuamente?¿
    http://mundossobretinta.blogspot.com
    besos:3

    ResponderEliminar
  5. Hola! Me encanta tu blog, las fotos, los textos.. todo! te sigo guapa! Me gustaria que te pasaras por mi blog y que me siguieras, si te gusta claro. Besoos desde http://solotunohaymas.blogspot.com.es/ (L)

    ResponderEliminar

Cada uno de vuestros comentarios me saca una sonrisa :)